Inicio > Mensajes Personales > DISCURSO PROMOCIÓN XVI CONTADURÍA PÚBLICA – POR EL LIC. LUIS CALDERÓN B. 11/11/2009

DISCURSO PROMOCIÓN XVI CONTADURÍA PÚBLICA – POR EL LIC. LUIS CALDERÓN B. 11/11/2009

¡Muy Buenos Días! Respetables autoridades de la Universidad Alejandro de Humboldt, Sociólogo Francisco Espert Soro Rector, Licenciada Carmen Leal Perdomo, Vice-Rectora Académica, Licenciada Walkyria González García, Secretaria General; Economista Christian Tovar, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, Lic. Karolyna Villarroel, Directora de la Carrera de Contaduría Pública, Directores, Coordinadores, Profesores, Padrinos, Compañeros Graduandos de la Décima Sexta Promoción de Contadores Públicos de la Universidad Alejandro de Humboldt, invitados especiales, queridos familiares, amigos, señoras y señores.

 Discurso

Y bien compañeros, por fin el día tan anhelado lo estamos viviendo. Después de tantos esfuerzos, finalmente llegamos al cierre de una etapa pero al mismo tiempo estamos en la apertura de otra. No es fácil para mi tratar de darles unas palabras de reflexión y aliento, considero más bien que es una responsabilidad de bastante peso, puesto que hoy será un día que se grabará en nuestra memoria y cada palabra mencionada será algo que atesoraremos y recordaremos con un sentimiento especial. No les voy a negar que me costó sangre, sudor, lágrimas y unos cuantos trasnochos el estar aquí frente a ustedes, de cierta manera representando a una parte de esta promoción de Licenciados en Contaduría Pública. Considero que todas las carreras tienen su dificultad y muchas veces sus obstáculos. Obstáculos que es necesario superar para poder alcanzar ese profesionalismo del que tanto hemos escuchado hablar, y del que seremos parte al momento de debatir una idea, proponer algún cambio, sugerir una posible alternativa y participar activamente dentro de la sociedad, ejerciendo un rol para el cual nos formaron y prepararon a lo largo de estos años.

Estoy consciente, al igual que ustedes, que aún nos falta mucho por aprender, pero el solo hecho de estar aquí sentados presenciando este acto solemne y siendo los principales protagonistas del mismo, me da la certeza de que tenemos lo necesario para seguir recorriendo este largo camino y derribando cada barrera que se nos anteponga en nuestro trayecto. Nunca olviden nuestro origen, nunca olviden donde nos formamos, la Universidad Alejandro de Humboldt a partir de hoy será por siempre nuestra alma mater y dependerá solamente de nosotros ponerla en alto y hacerla brillar en cualquier sitio a donde vayamos.

Siéntanse orgullosos, porque es nuestro logro, y sigamos preparándonos académicamente para enfrentar los proyectos y retos venideros. No se sientan avergonzados si en algún momento llegan a errar, no podemos olvidar tampoco nuestra naturaleza humana, siempre tratemos de hallar la parte positiva, la cual sólo veremos luego de una profunda reflexión de la situación. Sin embargo recuerden, cada vez que nos equivocamos y somos lo suficientemente humildes para reconocerlo crecemos mucho más, no sólo como profesionales, sino como individuos pertenecientes a una comunidad.

Alguien llamado Jonathan Swift publicó hace algún tiempo esta frase: “Un hombre nunca debe avergonzarse por reconocer que se equivocó, que es tanto como decir que hoy es más sabio de lo que fue ayer”. Esto fácilmente se puede ejemplificar con una retrospección de cuando estábamos en clases y no nos iba bien en algún examen, les aseguro que fue más lo que aprendimos al ver en qué nos equivocamos en contraposición de confirmar aquello en lo que habíamos acertado; lo importante del asunto es estar conscientes de nuestros errores y tratar en la medida de lo posible, no cometer de nuevo la misma falta, ya que en el mundo exterior, específicamente en nuestro campo laboral pocas veces existen las escalas grises, simplemente te destacas o no lo haces, tratemos siempre de pensar en destacarnos al iniciar un nuevo proyecto.

No se puede dar un discurso de este tipo sin agradecer a algunos, de manera especial. Creo hablar en nombre de todos los graduandos de esta promoción cuando digo que sin nuestras respectivas familias, y el apoyo que nos han brindado, no hubiéramos llegado muy lejos en esta carrera de la vida. Ellos también sufrieron y vivieron las consecuencias de nuestros trasnochos, nuestro cansancio de largas horas de estudio, y ahora también están disfrutando de los resultados de nuestros sacrificios. Ellos estuvieron ahí cuando ingresamos y están aquí hoy también compartiendo este logro y acompañándonos en el fin a esta etapa. Sólo Dios sabe qué tan grande es la deuda que tenemos con ellos, y sólo de nosotros depende retribuirle todo aquello que nos dieron para alcanzar el éxito.

Quiero aprovechar y extender mis palabras de agradecimiento a aquellos profesores que siempre se preocuparon por ir más allá de las lecciones de una materia, y compartieron con nosotros sus experiencias aplicándolas en sus enseñanzas. Gracias a sus exigencias dentro del aula de clases hoy podemos estar seguros de que abriremos muchas puertas y mantendremos el criterio de la excelencia. Generalmente son los caminos más angostos los que llevan al éxito personal y profesional, definitivamente hoy día creo más en aquella frase que dice: El hombre que obtiene el éxito sin sacrificios no es digno de disfrutarlo.

Compañeros siéntanse dignos ¡SOMOS CONTADORES!, asumámoslo con júbilo y entusiasmo. ¡Gracias!… Y muy buenos días.

Categorías:Mensajes Personales
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: