Inicio > Autorreflexión > LA EJECUCIÓN / OTRO CUENTO ACERCA DE LAS MENTIRAS (BUCAY, J.)

LA EJECUCIÓN / OTRO CUENTO ACERCA DE LAS MENTIRAS (BUCAY, J.)

LA EJECUCIÓN

 

— Pero entonces, la sinceridad no tiene valor para ti –protesté.
— Claro que la tiene, Demián. Lo que pasa es que me niego a instituirla por decreto.
— ¿Y cómo se va a dar ese mundo deseado por ti y por mí?

— Andando el tiempo y andando la vida, te va a pasar, te está pasando ya, que te vas a encontrar con otros y con otras con quienes eres tan libre que no necesitas mentir. Te vas a encontrar con algunos a quienes podrás permitirles tanto que sean como son, que jamás se les ocurrirá mentirte. Esos son tus verdaderos amigos, cuídalos –sentenció Jorge—. Y si esos amigos y tú se dan cuenta de que con ustedes empieza un nuevo orden…

—Dime, ¿para ti la franqueza es patrimonio exclusivo de la amistad?
— Sí. Pero cuidado, que la franqueza es una cosa y la sinceridad es otra.
— ¿Otra más?
— ¡Otra!
— ¿A ver?

— Franqueza viene de franco, de abierto. Recuerda la idea de “libre paso”. Ser franco significa: No hay ningún espacio oculto en mi interior al cual esté vedado el ingreso. No existe ningún rincón de mi pensamiento, sentimiento o recuerdo que no conozca o que yo quisiera mantener reservado. La sinceridad es mucho menos. La sinceridad para mí es: “Todo lo que te digo es cierto, por lo menos cierto para mí” (es decir “No te miento”, como dirías tú).

— O sea que se puede ser sincero y no ser franco.

— Absolutamente. La franqueza, Demián, es una relación sibarítica, como el Amor (así con mayúscula) un sentimiento reservado para pocos, muy pocos.

— Pero Jorge, si esto es cierto, yo puedo tener espacios de mí que te son vedados, sin dejar por eso de se sincero. Es como decir que ocultar no es mentir.

— Por lo menos para mí, ocultar no es mentir. Claro, siempre y cuando no mientas para ocultar.

— Ejemplo, “please”.

DIALOGO EN UNA PAREJA:

— ¿Qué te pasa?
— Nada…
(Sí, algo le pasa y él sabe que algo le pasa, aunque no sepa qué. Está mintiendo.)

OTRO CASO:
— ¿Qué te pasa?
— No sé…
(Sí, algo le pasa y él sí sabe que le pasa, entonces está mintiendo.)

UNO MÁS:
— ¿Qué te pasa?
— No te quiero contestar ahora.
(Será más jodido, pero este oculta y es sincero.)

— Pero, Jorge, en los primeros dos ejemplos mi pareja me lo banca o me comprende. En el último, me manda a la mierda.

—Bueno, quizás sea hora de replantearte qué clase de pareja tienes, que comprende y banca cuando mientes y castiga cuando eres sincero.
— ¿Siempre tienes una respuesta?
— ¡Sí! Todos tenemos siempre una respuesta. Aunque esta sea a veces el silencio, otras la confusión y otras la fuga.
— Me tienes podrido.
— A mí también me tengo podrido.
— A ver, gordo, déjame hacer un resumen.
— Dale.

— Tú dices que no avalas la postura de clasificar el mentir como malo. Dices que esta es una decisión de cada uno en

cada momento.
— Y en cada relación –agregó Jorge.
— Y en cada relación –asentí—. Sostienes además que mentir no es ocultar.
— No, sostengo que ocultar no es mentir. Que no es lo mismo.

— Verdad. Y dices también que la sinceridad hay que reservarla para los amigos y la franqueza para “los elegidos”.

¿Eso?

— Sí. Más o menos.

— Bien, entonces que yo crea en lo que dices, siempre va a depender de la relación entre tú y yo. De mi confianza o de mi amor.

— Por supuesto. De eso y de tus ganas.
— ¿Qué ganas?
— ¿Te cuento un cuento?

En un lejano país había un señor feudal, cuyo poderío sólo era equiparable a su crueldad. En su territorio imperaba su ley y a los campesinos les estaba prohibido hasta mencionar su nombre. El pueblo vivía oprimido por los alguaciles que él designaba y agobiado por los recaudadores de impuestos, que les quitaban las pocas monedas que podían obtener vendiendo sus cosechas, sus vinos o sus trabajos manuales.

 Nolav, que así se llamaba el señor, tenía un poderoso ejército del que cada tanto surgían algunos jóvenes oficiales que intentaban algún motín para derrocarlo… Pero el Tirano doblegaba todos esos intentos a sangre y fuego. El sacerdote del pueblo era tan bondadoso, como malvado el gobernante. Un hombre respetuoso de su fe y que dedicaba su vida a ayudar a otros y a enseñar lo mucho que sabía.

 Vivían con él en su casa 15 a 20 discípulos, que seguían su camino y aprendían de cada gesto y de cada palabra de su maestro. Un día, después de la oración matinal, reunió a sus discípulos y les dijo:

 — Hijos míos, debemos ayudar a nuestro pueblo. Ellos podrían luchar por su libertad, pero el Señor de la Tierra les ha hecho creer que tiene demasiado poder para que lo s hombres y mujeres se animen a enfrentarlo. El miedo por Nolav ha crecido con ellos y a menos que hagamos algo, morirán esclavos.

— Lo que tú digas será hecho –contestaron al unísono.

— ¿Aunque cueste la vida de ustedes? –preguntó.

— ¿Qué es la vida si uno, pudiendo ayudar a su hermano, no lo hace? –contestó uno de los discípulos que hablaba como vocero de todos. Llegó el día quinto del tercer mes. Ese día se festejaba en el palacio el cumpleaños del amo. Y por única vez en el año, el Señor de la Tierra paseaba en su carruaje y por el pueblo. Rodeado por una fuerte custodia y ataviado con trajes bordados en oro y piedras preciosas, Nolav empezó su paseo esa mañana. Había un bando que ordenaba que todos los campesinos debían postrarse ante el paso del carruaje real, en señal de respeto.

 Para sorpresa de todos, a pocas cuadras del palacio el carruaje pasó por una calle y uno de los súbditos permaneció de pie a su paso. Los guardias lo detuvieron inmediatamente y lo llevaron ante el Señor.

— ¿No sabes que debes inclinarte?
— Lo sé, Alteza.
— E igual no lo hiciste.
— No lo hice.
— ¿Sabes que te puedo condenar a muerte?
— Eso espero, Alteza.

 Nolav se sorprendió de la respuesta, pero no se intimidó.

— Bien, si esta es la forma en que quieres morir, al atardecer el verdugo se ocupará de tu cabeza.
— Gracias, mi señor –dijo el joven y se arrodilló sonriente.

 De entre la multitud, alguien gritó.

—Mi Señor, mi Señor, ¿puedo hablar?

 El dictador le permitió acercarse.

— Dime.
— Permitidme mi señor que sea yo y no él, el que muera el día de hoy.
— ¿Estás pidiendo ser ejecutado en su lugar?
— Sí Señor, por favor, siempre os fui fiel. Permitídmelo, por favor.

 El amo se sorprendió y preguntó al condenado:

— ¿Es tu familiar?
— Jamás lo vi en mi vida. No le permitas reemplazarme, la falta es mía y es mi cabeza la que debe rodar.
— No, Alteza, la mía.
— No, la mía.
— La mía.
— Silencio –gritó el Señor— puedo complaceros a los dos. Ambos serán decapitados.
— Bien, Majestad, pero por ser el primer condenado creo que tengo derecho de ser el primero.
— No, Señor ese privilegio me pertenece a mí, que ni siquiera he ofendido a su Alteza.

— Basta ya, ¿qué es esto? –gritó Nolav—. Callaos y os concederé el privilegio de ser ejecutados a la vez, hay más de un

verdugo en esta tierra. Una voz se alzó entre la multitud.

— En ese caso, Señor, yo también quiero estar en la lista.
— Y yo, Señor.
— Y yo.
 

¡El Señor feudal estaba atónito! No entendía qué estaba pasando. Y si había algo que ponía de mal humor al dictador era que sucediera algo sin que él pudiera entenderlo. Cinco jóvenes sanos pidiendo ser decapitados era algo incomprensible. Entrecerró los ojos para reflexionar. En pocos segundos tomó una decisión. No quería que sus súbditos pensaran que le temblaba el pulso. ¡Serían cinco los verdugos!

 Pero cuando abrió los ojos y miró a la gente reunida, ya no eran cinco sino más de diez las voces de los que reclamaban ser ejecutados y las manos seguían levantándose. Esto era demasiado para el poderoso Señor Feudal.

 — ¡Basta! –gritó— se suspenden todas las ejecuciones hasta que yo decida quiénes van a morir y cuándo.

 Entre las protestas y los reclamos de los que querían morir, el carruaje regresó al palacio. Una vez allí, Nolav se encerró en sus habitaciones y se dedicó a pensar sobre el tema. De pronto. Se le ocurrió una idea. Mandó a traer al sacerdote. Él debía saber algo sobre esa locura colectiva. Rápidamente salieron a buscar al anciano y lo trajeron ante el Señor Feudal. — ¿Por qué tu pueblo se pelea por ser ejecutado? El anciano no respondió.

— ¡Responde!

Silencio.

—Te lo ordeno.

Silencio.

— No me desafíes. ¡Tengo maneras de hacerte hablar!

Silencio.

 El anciano fue llevado a la sala de torturas y sometido a los peores tormentos por horas, pero se negó a hablar. El tirano mandó a sus guardias al templo a buscar a algunos de sus discípulos. Cuando estuvieron allí, les mostró el cuerpo dañado del maestro y les preguntó: — ¿Cuál es la razón de que los hombres quieran ser ejecutados?

 Con un hilo de voz, el anciano sacerdote gritó:

— ¡Les prohíbo hablar! 

El Señor de la Tierra sabía que no podría amenazar con la muerte a ninguno de los que allí estaban, así que les dijo:

— Haré sufrir a tu maestro los peores dolores que un hombre ha concebido. Y los obligaré a presenciarlo. Si aman a este hombre, díganme el secreto y luego todos podrán irse.

— Está bien –dijo uno de los discípulos.

— Cállate –dijo el anciano.

— Continúa –dijo Nolav.

— Si alguien muere ejecutado en el día de hoy… –empezó el discípulo…

— Cállate –repitió el anciano—. Maldito seas de tu pueblo si revelas el secreto…

El Señor hizo un gesto y el viejo recibió un golpe que lo dejó inconsciente.

—Sigue –ordenó.

—El primer hombre que muera ejecutado en el día de hoy, después de la puesta del sol, se volverá inmortal.

— ¿Inmortal? ¡Mientes! –dijo Nolav.

— Está en las Escrituras –dijo el joven, y abriendo un libro que traía en su bolso, leyó el párrafo que lo confirmaba. ¡Inmortal!, pensó el Señor Feudal. Lo único que el dictador temía era la muerte y aquí estaba la posibilidad de vencerla. Inmortal, pensó. El Señor no dudó un momento, pidió papel y pluma y ordenó su propia ejecución. Todos fueron echados del palacio y al caer el sol, Nolav fue ejecutado según su orden.

 El pueblo se libró así de su opresor y se levantó a luchar por su libertad. Algunos meses después, todos eran libres. Al señor Feudal, nunca más nadie lo mencionó, salvo la noche de su ejecución en que los discípulos, mientras curaban las heridas de su maestro, recibían de él su bendición, por haber arriesgado sus cabezas y también su felicitación por esas maravillosas actuaciones.

— ¿Por qué, Demián, el Señor Feudal creyó una mentira como esa? ¿Por qué fue capaz de ordenar su propia ejecución, por una historia que le contaban sus enemigos? ¿Por qué cayó en la trampa del maestro? Hay una sola respuesta: ÉL QUERÍA CREERLO. El quería pensar que era cierto.

— Y ésta, Demi, es una de las verdades más increíblemente movilizadoras que yo haya conocido en toda mi vida. Creemos algunas mentiras por muchas razones, pero sobre todo porque queremos creerlas. ¿Por qué te enroscas en el que TE miente?, preguntabas el otro día. ¡Te enroscas porque tú quisieras creer que lo que te dice es cierto! –contestó su propia pregunta.

NADIE TIENE MÁS POSIBILIDADES DE CAER EN UN ENGAÑO QUE AQUEL A QUIEN LA MENTIRA LE AJUSTA CON SUS DESEOS

Categorías:Autorreflexión
  1. Libertad
    13 abril, 2012 a las 06:12

    Que bueno esto! muy cierto todo lo que dice. El final fue lo mejor “te enrosca porque tú quisieras creer que lo te dice es cierto”… entonces prefiero estar enroscada que ser ejecutada! jejejeje… está chévere todo! gracias Luiso por compartirlo! Besos

    • 13 abril, 2012 a las 14:20

      Excelente Liber… sólo recuerda, damos lo que recibimos, y si no nos gusta lo que recibimos en algún momento deja de fluir…

      No te enrrosques en el que te miente, solo muéstrale al mentiroso que: Primero se juzga y se miente a sí MISMO y después es que puede ser capaz de mentirle a los demás…

      Un abrazo!

      Luis Calderón B.

  2. sara orozco
    9 mayo, 2012 a las 13:34

    muy buenas tardes Luis, ¡¡¡ EXCELENTE!!!!, que ejemplo mas claro de las mentiras, yo fui victima de ellas durante mucho tiempo, y siempre culpe a esa persona, pero un día comprendí que a mi no me habían engañado, YO me deje engañar, dice una canción de WARCRY, ” toda mentira es buena siempre y cuando sea dulce a nuestro paladar”, así que en conclusión A UNO NO LO ENGAÑAN UNO SE DEJA ENGAÑAR,

    un abrazo,

    Sarita.

    • 9 mayo, 2012 a las 13:47

      Hola Sarita!…

      Excelente, me alegro que este escrito te haya ayudado a comprender que realmente no tenemos el control sobre lo que otras personas dicen o puedan pensar, sin embargo si tenemos nuestro propio control para decidir lo que decimos y pensamos al igual que lo que decidimos creer. No hay nada más puro en la amistad que la franqueza, es muy difícil de conseguir, puesto que NO muchas veces lo que pensamos y decimos es congruente y coherente a lo que SENTIMOS.

      La verdad no es bonita, ni fea ni elegante ni pobre, es simplemente la verdad: sin etiquetas ni calificaciones. No todo el mundo merece nuestras verdades, y nosotros no siempre somos capaces de merecer la verdad de otros.

      Cuando encontramos a esa persona especial que no te juzga ni te etiqueta simplemente la verdad fluye, sea lo que sea. Es tan difícil la práctica como encontrar a esa persona que en realidad esté en ese nivel de consciencia.

      Un abrazo, muchas gracias por tus comentarios. Siempre es grato saber que la gente lee lo que publico y le da uso útil en su vida.

      Muy sincera y francamente,

      Luis Calderón B.

  3. Lorena
    29 julio, 2014 a las 15:32

    En parte disiento con la mayoría, a veces algunas personas te mienten y te hacen perder el tiempo o plata y no es justo, teniendo la posibilidad de saber la verdad y hacer otra cosa con otras personas, o me equivoco?

    • 29 julio, 2014 a las 17:10

      Gracias por comentar Lorena… Solo recuerdo una frase en este momento…

      “La primera vez que me engañes, será culpa tuya. La segunda será culpa mía.”

      El poder de dar las oportunidades solo depende de UNO MISMO.

      Saludos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: