Inicio > Autorreflexión, Mensajes Personales > La época que me tocó «vivir»

La época que me tocó «vivir»

En nuestra sociedad actual, he notado que al parecer para nuestro entorno valemos más estando muertos que estando vivos, expresamos nuestra admiración y la compartimos públicamente a través de la redes sociales con extraños, solo para sentir que dejamos una huella (o por mera catarsis).

En la época que me tocó vivir es bastante común ver personas llorando frente a una tumba (o frente a un teléfono o computadora) pidiendo perdón a quien ya no es capaz de otorgarlo; es una época donde todos se enteran del cariño que sentías por alguien a excepción de la persona involucrada. En esta fase que me tocó vivir da pena horrible expresar cariño a los amigos vivos a través de la virtualidad, pero cuando desapareces físicamente (o las personas creen que cumples años) se toman un tiempo de sus vidas para expresar palabras que son más fáciles escribir que decir.

Sí… Vivo en una época en donde constantemente aprecio como (algunas) personas miden el tono de sus palabras y la intensidad de sus reflexiones públicas, porque cualquiera hoy día tiene la potestad de diagnosticar demencia y hacer de tus contemplaciones el chiste del día, especialmente cuando sienten alusión a lo expresado.

Cambiar el mundo

Vivo en una época donde es más importante las aprobaciones de la gente que te ve (o te lee), que las propias convicciones forjadas con el tiempo.

Me tocó vivir en la era dónde es más factible saber cómo se siente alguien viendo las cosas que comparte en las redes o sus estados de Facebook, porque sin importar qué, cuando preguntas ¿Cómo estás? Siempre van a estar «bien».

Es muy grato que con un simple clic seamos capaces de llegar tan lejos en pocos segundos y a tanta gente que posiblemente nunca nos conocerá, pero siento que todo esto pierde el sentido cuando justamente tenemos la oportunidad de compartir en vivo y directo y preferimos aguardar a la muerte de alguien para expresar el cariño a través de las palabras.

Por lo general las personas aprenden cuándo es tarde, justo en el momento que ya lo es; es un aprendizaje de vida que no pretendo que alguien adelante, pero sí que vaya concienciando más aún cuando llegaron a este punto de mi reflexión. La idea tampoco es hacerlo todo público, basta con que las dos personas más importantes (tú y yo) estemos claros de aquello que sentimos en vida.

Más que desearle paz a quienes ya trascendieron – conocidos o no – te deseo paz a ti que aunque quizás no te conozca – ni tú a mí – estoy seguro gozas de la vida que por alguna razón – o sentido – te hizo llegar hasta esta línea… Quizás a causa de la época que nos tocó vivir.

#FelizVida

  1. Aún no hay comentarios.
  1. 12 agosto, 2014 a las 17:26
  2. 12 agosto, 2014 a las 17:27

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: